13/10/08

¡No! al proyecto “Valle de reyes” en la Huasteca

13 octubre 2008

Cañón de La Huasteca, en Monterrey, un área natural protegida en la que se intentó contruir un desarrollo inmobiliario en cuyo rechazo participó exitosamente el grupo de voluntarios de Greenpeace en Monterrey.

Cañón de La Huasteca, en Monterrey, un área natural protegida en la que se intentó contruir un desarrollo inmobiliario en cuyo rechazo participó exitosamente el grupo un voluntarios en Monterrey.

Ver imagen

Monterrey, Nuevo León, México – El Grupo Local Monterrey Greenpeace manifiesta nuestro desacuerdo ante el proyecto inmobiliario « Valle de Reyes » en la Huasteca, que prevé la urbanización de una zona de dos mil 394 hectáreas dentro del Cañón de Ballesteros, lo cual amenaza el Parque Nacional Cumbres de Monterrey

El Parque Nacional Cumbres de Monterrey cuenta con una extensión de 177 mil 395 hectáreas, y se localiza en la zona oeste-centro de Nuevo León, en colindancia con Coahuila, en la Sierra Madre Oriental.

Dicho parque posee una riqueza natural invaluable, ya que la biodiversidad existente abarca desde zonas áridas con especies propias de las regiones desérticas, pasando por matorrales con diversos tipos de vegetación y asociaciones, hasta bosques, principalmente de pinos y encinos en las partes más altas, así como pastizales, y diversas composiciones florísticas a lo largo de los ríos y las cañadas.

Más aún, su existencia y cuidado se justifican y adquieren mayor relevancia si se considera que dicha área posee gran diversidad de especies de flora y fauna silvestres, entre las que se encuentran, por un lado, las comunidades vegetales de mayor valor ecológico en Nuevo León, como el bosque de coníferas y latifoliadas, chaparrales, matorral desértico rosetófilo, matorral submontano y bosque de galería; y, por el otro, especies de fauna silvestre como el oso negro, coyote, el puma, el tejón, el mapache, el venado cola blanca, el tlacuache, el armadillo, el jabalí, la zorra gris y la liebre.

Además de su riqueza biológica, este parque ofrece diversos servicios ambientales a diferentes municipios de Nuevo León, como la regulación del clima, la oferta de agua, la retención de sedimentos, la formación de suelos, el reciclado de nutrientes, etcétera. Fue declarada Área Natural Protegida desde 1939, es Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2006 y pertenece a la Red de Reservas de Biosfera del Programa Hombre y la Biosfera.

De acuerdo con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente en los parques nacionales sólo se permite la realización de actividades relacionadas con la protección de sus recursos naturales, el incremento de su flora y fauna, y en general con la preservación de los ecosistemas y de sus elementos, así como la investigación, recreación, educación y el turismo ecológico.

Por estas razones, reiteramos nuestro desacuerdo ante el proyecto inmobiliario « Valle de reyes », dadas las características del Parque Nacional Cumbres de Monterrey y las graves consecuencias que este proyecto traerá consigo, el Grupo Local Monterrey Greenpeace considera que este proyecto NO debe ser desarrollado ante el peligro que representa para nuestro medio ambiente.