2/10/08

Crocknicas Marcianas

03-Oct-2008

Crocknicas marcianas

Joselo

Manu Chao

Mi amigo Temístocles odia y ama a Manu Chao. No conozco a nadie más que tenga estas inclinaciones bipolares con el artista francoespañol. Conozco gente que lo odia y conozco a muchos otros que lo aman, ¿pero las dos cosas al mismo tiempo?

Temístocles y yo conocimos a Manu Chao el mismo día, en aquella presentación del teatro Ángela Peralta tan memorable: tocamos Café Tacvba, Maldita Vecindad y Mano Negra. Temis me dijo al terminar el concierto: « No creí que un grupo de rock pudiera sonar tan bien y estar tan amarrados », y la verdad es que sorprendía cómo Mano Negra pasaba de una canción a otra sin detenerse un segundo. El staff estaba tan bien coordinado que hasta parecían bailar alrededor de los músicos; volaban guitarras que Manu tocaba unos cuantos compases, para luego pasársela al staff que estaba preparado para recibirla.

Temístocles, al igual que la mayoría de los que asistieron a esa presentación, se hizo fan incondicional del grupo francés. También, como a muchos les pasó, comenzó a ver a Manu como a un dios.

Lo malo es que lo suyo rayaba en fanatismo religioso, y parecía estar esperando que su ídolo lo defraudara para aborrecerlo y decir: « Claro, es un ser humano. Nadie puede ser tan perfecto ».

Y es que la mitología que rodea a Manu Chao ya la quisieran los héroes revolucionarios: dicen que vive como un gitano, que no tiene una casa fija y que lo mismo se la pasa meses en Brasil, como en Argentina o en Tijuana. Vive sin glamour en los peores barrios de las ciudades que visita y no carga equipaje. Trata a toda la gente bien y le gusta tocar y cantar gratuitamente en lugares pequeños. Lee muchísimo y está informado de lo que sucede en la política mundial. Ha rechazado contratos millonarios en Estados Unidos, país en el que podría ser inmensamente famoso si le interesara trabajar ahí.

En esa época la fe de Temístocles por su ídolo era tambaleada por sus detractores. Lo veía discutir y defender a Manu, para luego caer en las mismas dudas de lo que estaba protegiendo: « ¿y si realmente es un farsante? ¿y si tiene una cuenta de banco inmensa? Y, bueno, es cierto, él es francés y habla todo el tiempo de Guayaquil y Sr. Matanzas, de Colombia, y pronuncia « llorar » como los argentinos: « shorar ». ¿Se estará robando nuestra cultura latinoamericana? »

Me lo imaginaba sin poder dormir atormentado por esos pensamientos blasfemos.

Cuando salió el primer disco solista de Manu, Clandestino, le pregunté qué le había parecido. « No lo he escuchado », me dijo.

Al parecer el tormento era tanto, que se alejó de su ídolo completamente llegando a odiarlo.

Cuando salió el segundo solista, Próxima estación: esperanza encontró en la canción Me gustas tú la prueba que andaba buscando: « ¿Ves? Lo sabía. Es una canción fresa para entrar en la radio comercial y vender más discos ».

Pero el día en que Manu se presentó en el Zócalo, ahí estaba hasta el frente reverenciando a su ídolo. Yo no le dije nada, él solito se disculpó: « La verdad es que en vivo es buenísimo ».

Los ídolos de Temístocles se han ido cayendo poco a poco. Cuando supo que los Rage Against The Machine se habían hospedado en el hotel Four Seasons cuando vinieron a tocar a México, vendió todos sus discos en el tianguis del Chopo. ¿No tendrían que haberse hospedado con el pueblo? ¿No que muy revolucionarios?

Cuando vio a otro de sus grupos favoritos, uno muy contestatario, anunciando cerveza, el mundo se le vino abajo.

Queriendo alegrarlo, ante la inminente visita de Manu a México, le dije que me habían pedido una guitarra acústica, pues Manu no traía ninguna para tocar. La cara se le iluminó: « ¡Entonces es cierto! Viaja sin equipaje, sin guitarras, sin objetos que lo aten a esta tierra. Él sí sigue siendo de a deveras ». Era el pretexto que estaba buscando, inmediatamente se compró su boleto para estar lo más cerca de su amado, y odiado, ídolo Manu.

Manu Chao se presentó en Guadalajara el 30 de septiembre, el 2 de octubre en Querétaro, y mañana estará en el DF, junto con Maldita Vecindad en el Foro Sol.