24/11/09

Energía arrolladora

La energía arrolladora de Manu Chao

Cultura | Publicado 23 de noviembre

Este fin de semana, Manu Chao se adueño de Córdoba. En el estadio Juniors, ubicado en el barrio que lleva el mismo nombre, provocó un temblor en las almas y los cuerpos de 6.000 personas enfervorizadas que se dieron cita para compartir una fiesta de buena música cargada de poesía.

Córdoba (Línea Capital/ Fotos: Paula Flores). Este fin de semana, Manu Chao se adueño de Córdoba. En el estadio Juniors, ubicado en el barrio que lleva el mismo nombre, provocó un temblor en las almas y los cuerpos de 6.000 personas enfervorizadas que se dieron cita para compartir una fiesta de buena música cargada de poesía.

En su segunda visita del año -en febrero estuvo en el Cosquín Rock- el cantante franco hispano brindó el viernes un show electrizante y emotivo. El creador de Clandestino, presentó su nuevo disco « Baionarena », con toda la fuerza de La Radio Bemba, la excelente banda que brilló en el Tombola Tour 2009, y esta vez, el Manu tuvo un invitado de lujo: la Mona Jiménez.

Durante dos horas y media duró la fiesta punkie reggae con los temas de « Baionarena », un disco en vivo grabado justamente durante el Tómbola Tour, y aunque el espacio cubierto del mini estadio no tuvo el tratamiento acústico apropiado, para escuchar una cataratas de tema con alto contendido social, la gente vibró y acompañó cada una de las canciones que regaló el ex Mano Negra, un artista comprometido con la realidad que lo circunda en cada lugar que le toca girar.

La Mona, invitado de Manu

Antes de la entrada de Manu Chao, se apropió del escenario la murga cordobesa « Ni lerda ni Perezoza », con su mensaje en contra de todo tipo de abuso policial. Promediaban las once de la noche, cuando la emblemática figura del cordobés más famoso se sumó a la fiesta: « La Mona » Jiménez, y todos juntos armaron una versión aflamencada de « El marginal »; Jiménez recordó su amistad con Manu, y pidió que « no se olviden que esta noche yo estoy acá nomás, a seis cuadras, en el

Sargento Cabral ».

La energía de ese hombre delgado, cuyo nombre real es José Manuel Thomas Arthur Chao, que carga 48 años de vida, no se puede describir con justicia. Lo que verdaderamente genera con su presencia la figura de Manu Chao agigantada con el paso del tiempo y llevándolo a la dimensión de artista bendecido por el público cordobés, rosarino, porteño, chileno, público del mundo, como una auténtica estrella de la música popular, perfectamente capaz de llenar el espacio que se le

ponga enfrente, irresistible a la hora de contagiar la vibra que sale de su música y su despliegue físico en escena.

No dejó de cantar « El hoyo », « Peligrosos caballos », « Casa Babylon », « Rainin’ in Paradize », « Politik kills », « Radio Bemba », « Bienvenida a Tijuana » y « Me gustas tú », entre tantas otras, mientras miles de cabezas se movían bajo miles de pares de brazos agitados al unísono por público de todas las edades.

Antes de final de la medianoche, Manu prestó su espacio a los reclamos por el cuidado de los glaciares y el « No a los emprendimientos mineros », la protección de los montes cordobeses, de los recursos naturales del Córdoba y del país y el no a la tala indiscriminada; y en la introducción de la versión acelerada de « Volver », se lo pudo escuchar dedicando el tema a su gran amiga, « la Negra » Sosa.

Luego vino un bis, el Manu se golpeó el micrófono contra el pecho, se « escucharon » los latidos de su generoso corazón y se despidió de la gente que pedía más…Pero al músico lo esperaba el público de Rosario y Chile, para retornar nuevamente a la Argentina donde el 28 de noviembre cantará en el club All Boys, de Buenos Aires; el 3 en Bahía Blanca y el 5 de diciembre en Neuquén.

Foto:Nathalie LePennec