12/09/15

KORTXOENEA NOS HA UNIDO!!

Los mediadores modernos del impacto social, cultural y económico, difícilmente podrán calcular lo que estos últimos cinco años ha ofrecido Kortxoenea a la cultura de Donostia. Cualquiera que no ha andado muy lejos de Donostia, sabe que ha tenido la extraordinaria virtud de crear espacios de interés para todas: alguna iría por un concierto de música, otra por un video-fórum, alguna tercera por una charla, por un taller de creatividad, o a la bertso-eskola. En Kortxoenea hemos visto a todo tipo de gente, haciendo y viendo todo tipo de cosas: actores profesionales y amateurs, anarquistas contraculturales y técnicos de cultura, la vecina y algún viejo amigo de Bilbo, Iruña o vete a sber, hipsters y viejunos. Realmente, es difícil de encontrar otro espacio cultural que haya tenido tanta riqueza cultural en Donostia.
Por eso, nos ha preocupado mucho que se pueda derribar Kortxoenea, con todos sus proyectos y ambiciones de un día para otro y, por si fuera poco, de manera torpe e irregular. Nos asombra de sobre manera, como en estos tiempos en los que se nos llena la boca de palabras como participación y derecho a decidir, se haya podido hacer algo así sin contar con la opinión ni haber tenido relación con el barrio o Kortxoenea. Nos asombra de sobre manera, también, como es posible en estos tiempos, con las barbaridades que ha hecho el sector de la construcción, que un proyecto cultural maduro, autogestionado y amplio sea destruido solo por los intereses de una constructora. Como es sabido, Kortxoenea solo a promovido el bien común, basado en el trabajo voluntario, dando vida a un espacio vacío totalmente abandonado durante largo años. ¿Queremos de verdad, vivir en una ciudad, en una sociedad, donde todo esto se vaya al carajo de la noche a la mañana por unos intereses económicos particulares?
Nuestro asombro se multiplica viendo que esta operación se produce en las vísperas del año que, al parecer, va a ser cultural e internacional. Si antes no faltaban razones para ser escépticos ante el proyecto Donostia 2016, el intento de derribar Kortxoenea no hace más que alimentar las discrepancias. Si Donostia pretende ser en 2016 -y en adelante- algo más que la capital de la cultura del espectáculo, estamos convencidos de que necesitará proyectos como Kortxoenea; promoverlos y protegerlos. Se dice que el tiempo es lo único que sucede necesariamente, y a él se someten los años, culturales e internacionales; pero el destino de Kortxoenea no es de esa índole. Lo que se creo con la buena voluntad de algunas, se puede hundir con el triste hacer de otros.
Por todo esto pedimos al ayuntamiento de Donostia, atentamente, que garantice la supervivencia de Kortxoenea cuanto antes. Dejando a un lado los rifi-rafes partidistas, está en juego una parte grandota de la cultura de Donostia, una de esas que se echan mucho de menos cuando se pierden.

La lista de personas que firmamos este texto somos un ejemplo de la riqueza antes mencionada de Kortxoenea. Seguramente, sería difícil juntarnos a todas en otro lugar. Sin embargo, todas hemos participado de una manera u otra, en nuestra diversidad, en alguna de las dinámicas de Kortxoenea, y todas pensamos que debería haber otras tantas opciones para organizar muchas más, las compañeras de Kortxoena, mayores, jóvenes, pequeñas, grandes, hombre, mujer y todas esas amigas que no son tan fáciles de clasificar.

KORTXOENEA > http://kortxoenea.com/

Merci de remplir tous les champs