17/02/08

La Colifata EN PRENSA

PÚBLICO.ES

Los locos de Manu Chao

BERNARDO GUTIÉRREZ – Buenos Aires – 17/02/2008 12:59

El corresponsal en el cielo (Eber Beltrán) pide paso: « Arriba en el cielo tenemos muchos coches verdes, pero nos faltan helicópteros, trenes y aviones ». Miqui, el locutor oficial, hace conexión con la tierra. Llegó la hora de la Comida imaginaria de Hugo López: « Pidan por esa boca su comida favorita. Lo que nunca tendremos. ¡Marchando un plato de salmón ahumado con caviar! ». Eber se desplaza rápidamente a Marte: « La Tierra está mal porque hay guerras, hay hambre, hay tristeza ».

A ras de suelo terrícola, el programa radiofónico avanza. Suena Revolution, The Beatles. Los presentadores bailan y lanzan un grito unánime: « Que viva el Che Guevara ». La Radio Colifata está en pleno apogeo. Al otro lado de las ondas, fuera del Hospital Neuropsiquiátrico José T. Borda de Buenos Aires donde se graba La Colifata, miles de personas comparten los delirios, sueños y críticas de los loco-tores.

Terapia radiofónica

Sábado. 13.00 horas. El patio del Borda es un hervidero. Internos convertidos en periodistas. Dos psicólogos, una periodista y una trabajadora social arropándoles. Y una eficacísima tecnología casera: discmans, micrófonos, una pequeña mezcladora, CD apilados. Ahora suena un bolero: « Reloj no marques las horas… ».

Los colifatos (término que en lunfardo, la lengua del tango, se usa cariñosamente para los locos), escuchan emocionados. Es el turno de Enrique Moressi (conocido como Enrique Bolero). Dos colifatos comienzan a bailar.

Cada uno puede hablar de lo que quiera. Nosotros podemos guiarles, trabajando temas para que los desarrollen. El interés terapéutico es lo fundamental », afirma Sheila Rosenzveig, psicóloga de La Colifata. Y es que La Colifata es espectáculo y creación. Pero principalmente terapia. « El 40% de los pacientes que participan en La Colifata, logran el alta. Así contactan con una sociedad de la que estaban aislados », asegura Alfredo Oliveira, ideólogo de La Colifata. Dieciséis años después de aquél precario primer programa de radio hecho por internos de un psiquiátrico, La Colifata muere de éxito. La idea ha sido clonada hasta en Barcelona, con Radio Nicosia. Junto a ella, el resto de criaturas hechas a su imagen y semejanza son Radio Vilardevoz en Montevideo, Durchegknallt en Nuremberg…

Equipo numeroso

Unas cincuenta emisoras argentinas emiten microprogramas -fragmentos editados de dos o tres minutos- de La Colifata. Y desde que existe Colifata TV, tienen un espacio fijo en la TV de Buenos Aires. Además, han emitido microprogramas en Telefé y Canalsiete. « Tardamos tanto en hacer televisión porque no queríamos hacer un espectáculo de lo raro », matiza Oliveira. La Colifata también tiene una extensa red de corresponsales. Incluso con permiso especial para entrar en el estadio de Boca Juniors. « Algunos enfermos que reciben el alta continúan participando en el programa », afirma José Oliveira, primo de Alfredo, editor de los microprogramas.

Disco Chao

¿Qué tiene el mundo colifato que tanto seduce? « Son un pozo sin fondo de inspiración: surrealismo mezclado con lucidez o, mejor aún, la lucidez obtenida a través del surrealismo », aseguró el músico Manu Chao al diario La Nación a finales de 2007, poco después de haber grabado un CDcon los colifatos.

El cantante Manu Chao tiene una larga relación con La Colifata. Impulsó el recopilatorio benéfico La Colifata, siempre fui loco. Realizó un show en Buenos Aires con los colifatos en 2005. Y grabó, con Emir Kusturica y tres internos el videoclip del tema Rainin

in paradise.

El disco que Manu Chao y los colifatos verá la luz en 2008. Y será, en palabras del propio Manu, « el más importante de su carrera ». El popular colifato Hugo López participó en el disco porque « prefiere tocar que tomar píldoras ». ¿Qué tiene el colifato que atrae al artista? « Intentamos huir de los clichés, de la idea romántica de la locura. Lo que ocurre es que ellos se comportan con naturalidad, sin máscaras », afirma Alfredo Olivera. Así ocurrió con Francis Ford Coppola. Sin avisar, se presentó en la grabación de uno de los programas de la Radio Colifata. Y le gustó tanto, en palabras de Alfredo Oliveira, « que va a grabar en breve algo con ellos ».

El documental sin falta

Por si fuera poco, el documental LT 22 Radio La Colifata, de Carlos Larrondo, recibió una calurosa acogida en el Festival Internacional de Cine de Gijón. « Me interesa plasmar la luz, la esperanza, no lo más oscuro », explicó Larrondo en su presentación en Gijón. Esperanza. Luz. Palabras que la sociedad pocas veces asocia a la locura. Y que forman parte del día a día de la Colifata. La radio Colifata está acabando. Jagger -un joven de ojos vidriosos- presenta su programa de música hip hop acompañada con sus reflexiones. Baila con el micrófono. No para. Solloza. Y grita: « Que el programa sirva para la fraternidad y el amor, para transformar el mundo ».