29/11/07

LaRazon.com.ar

MANU CHAO, ARTISTA Y ALGO MAS

« La primera función de la música es aliviar penas »


El cantante, que desde su obra se compromete siempre con la realidad social, vino a promocionar su nuevo disco, « La Radiolina ». El lunes cantó con Los Piojos y hoy estará con La Mona.

POR GERALDINE MITELMAN

gmitelman@larazon.com.ar

Es de los que llega sin avisar y lo están esperando en todas partes. En La Colifata, por ejemplo, la radio donde los internos del hospital Borda le enseñan a vivir mejor y a cambio Manu Chao les regala su arte. Musicalizó programas de la radio y les está produciendo un disco con letras de ellos que planea terminar y dar a conocer pronto.

También sin avisar, el ex Mano Negra vino a tocar con Los Piojos (cantó de sorpresa en un show que dieron el lunes); y la Mona Jiménez lo invitó para que esta noche lo acompañe, junto a otros artistas, en la presentación de su nuevo disco, en el Luna Park.

El artista vasco-francés también está con nueva cosecha discográfica bajo el brazo. Se trata de « La Radiolina », que vino a promocionar a la Argentina, aunque no tiene ni la menor idea de cuándo lo va a presentar.

¿Sabés cuándo vas a volver para presentar el nuevo disco?

Mirá, mis planes personales y profesionales se paran el 15 de enero. No tengo nada escrito en mi calendario después de esa fecha. Es una manera de no volverme loco. Siempre tomo mis decisiones a último momento. No sé por dónde vamos a girar y no tenemos ningún concierto apalabrado en ningún lugar del mundo, pero ganas de tocar aquí en 2008 habrá. Desde Mano Negra que pienso que una cosa son los discos y otra el escenario. No creo en las giras de promoción.

¿Existe la posibilidad de una reunión de Mano Negra?

Hoy en día no, por una razón muy básica: nunca me sentí tan a gusto como con la banda en la que estoy. Me llena musical y humanamente. Entonces, no hay ni un segundo para la nostalgia.

Del último disco, temas como « Besoin de la Lune » saben a nostalgia…

« Radio Bemba » tiene aquella misma manera de enfrentar el escenario: privilegiar la energía. Están esas guitarras duras del David y el Madjid, y mucha gente dice que suena un poco como era Mano Negra. « Clandestino » es menos rock duro.

Las que siguen siendo duras son tus críticas, como en « Politik Kills », donde denunciás el uso de drogas, bombas y torpedos por parte de los gobiernos

Ese tema tiene sus añitos… sí. Salió en un disco de Amadou Et Mariam (una pareja de músicos ciegos nacidos en Mali, a quienes Chao les produjo un disco en 2003). Aunque para el que me conoce como Manu Chao es una novedad. Esta es la versión original y es más actual hoy que hace diez años, cuando se registró por primera vez.

Grabaste con la Mona Jiménez en Córdoba, en un disco suyo, ¿qué te parece como artista?

Es un maestro. La mona tiene mas carretera y experiencia que nadie. Esos ojos adolescentes que tiene, ese es el camino. Además, me gusta el cuarteto.

¿Lo incorporarías en algún tema tuyo?

¿Por qué no? El primer paso fue que yo colabore con él. Luego debería pasar mucho tiempo en Córdoba para impregnarme bien. Ya probé el Fernet, bastante, y está muy bueno (risas).

¿Es posible un mundo mejor?

Los artistas que tenemos acceso a un micrófono tenemos cierta responsabilidad. Es muy difícil sintetizar sobre qué hablar ¡y el mundo tiene tantos problemas! Hombre, yo he nacido en Europa, tengo un pasaporte que me permite ir donde quiera y eso, al revés no funciona. El « primer mundo » intenta encerrarse y mantener sus privilegios, y eso nos va a llevar a la guerra. Es terrible. Han muerto más ahogados en Gibraltar en los últimos tres años que en 60 años con el muro de Berlín. Han construido muros más herméticos y mucho más asesinos que ése. Y sucede también en la frontera con México y Estados Unidos.

¿Creés que queda esperanza en algún lado?

Un país donde estuve últimamente y sentí confianza de la juventud, y una gasolina muy importante que justamente es la esperanza, fue en Venezuela. Y no soy chavista, no soy de nadie, yo soy Manu. Lo que duele como europeo es la información que llega, que no es periodística, es propaganda. Mi padre es periodista y tengo cierta ética al respecto. Con Cuba pasa lo mismo y tampoco soy castrista. Yo he viajado mucho por Latinoamérica, he visto la miseria y sé que el paraíso no existe. Pero en esos países no se matan niños con una bala en la nuca como pasa en Colombia y en Brasil.

¿La música podrá ayudar?

Espero que sí. La primera función básica de la música es aliviar las penas.