27/06/08

Las « princesas » desfilan…

Alegría y descaro en la pasarela ‘Lumi-Fashion’ de Ballesta

Actualizado 27-06-2008 12:54 CET

Fotografías > Sheila R. Melhem y Sara Lafuente

MADRID.- Son las seis de la tarde y las mujeres del colectivo Hetaira ya preparan los bártulos en la plaza Carlos Cambronero, frente al mítico bar Palentino, en pleno centro de Madrid. Ya se conocían, de cuando rodaron el videoclip ‘Me llaman Calle’, con Manu Chao.

Las organizadoras se mueven de un lado para otro, algunos viandantes se paran a mirar, a cotillear; dos policías nacionales se sitúan frente a ellas, a cierta distancia, observando de pie, casi como parte del paisaje. Poco a poco van llegando las cámaras de televisión, los fotógrafos… para dejar claro el éxito de una convocatoria que va a reunir a unas 200 personas aproximadamente. Ya se siente la atmósfera que siempre se construye en torno a algo que está a punto de comenzar, algo con grandes dosis de trabajo y de ilusión.

La zona en la que nos situamos ha estado muy presente en los medios en los últimos tiempos: el círculo de ballesta, ‘tomado’ por la asociación de comerciantes TriBall, cuyos objetivos han sido ampliamente discutidos.

De la calle a la pasarela

Es bien sabido, pues, que se están dando cambios en la céntrica zona de Madrid, y uno de los colectivos más afectados ha sido el de las trabajadoras del sexo. Esto no es, desde luego, algo inocente: apartar la prostitución de la zona era uno de los objetivos incluidos dentro de la idea de eliminar la ‘degradación’ del barrio, pero… ¿Qué han pensado las prostitutas de este plan? ¿Y del hecho de haber sido incluidas -en muchos casos- en el grupo de « lo que degrada el barrio »? Ahora tenemos la oportunidad de saberlo: el colectivo Hetaira (en defensa de los derechos de las prostitutas) ha organizado la ‘Primera pasarela Lumi-Fashion’, para mostrar que están « encantadas de colaborar en este estupendo proyecto que nos permite sacar nuestro lado más ‘in’ ». La idea viene del pase de modelos que organizaron los artistas de TriBall, para ‘democratizar la moda’, el pasado 13 de mayo. ¿Democratizar la moda? Creo que Hetaira dio ayer una lección del significado de esas palabras, con su colección de «moda que levanta… pasiones».

La asistencia de Fernando León nos recuerda que estas chicas hoy son ‘princesas’: como tales van vestidas, ya que parte del vestuario es el mismo que se utilizó en la película

Aunque organizada por este colectivo de defensa de los derechos de las prostitutas, esta pasarela en plena calle ha sido apoyada por diversos grupos, como la fundación Triángulo, la Consentida, COGAM y la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (Acibu).

Tras una introducción en tono humorístico de la nueva colección de ‘Madame Bitch’ (o ‘Madame Zorra’): ropa para los días (y sobre todo, largas noches) de trabajo, aparece la primera modelo, despampanante. Agradece nuestra presencia y recuerda que éste es un desfile por y para las personas que viven y trabajan en el barrio, una forma de tender la mano a la tolerancia y la convivencia entre ‘unos y otras’, pequeños empresarios y grandes chicas de la calle. Plantea este acto como una llamada de atención a la Administración, para recordarle que quieren un barrio donde quepan todos. El ambiente es festivo y el discurso alegre, lo único que lamentan -dicen- es que no se hayan acercado Esperanza Aguirre (vecina de este barrio) ni Ruiz Gallardón, para quienes tenían ya las sillas reservadas.

Un barrio para tod@s

Para mi sorpresa, el posicionamiento de este grupo dista de ser ‘anti-triBall’: podríamos, si acaso, definirlo como una forma de presión para hacer de TriBall un proyecto más inclusivo, que no trate simplemente de barrer lo que no le gusta, sino que se caracterice por el respeto mutuo. Ellas llevan ya muchos años en el barrio, han ido probando distintos métodos de convivencia y, ahora que el barrio está cambiando, no quieren quedarse atrás.

Este desfile también tuvo ‘fotocol’.

Que ellos hacen un desfile de modelos, ellas lo hacen igual, porque, como explica otra de las chicas « nosotras podemos ser tan fashion como las que más ». Prueba del no enfrentamiento es que parte de los trajes que lucían las espectaculares mujeres sobre la pasarela roja habían sido prestados por Roberto Navazo, diseñador y miembro del TriBall. Una demostración en toda regla de que el entendimiento es posible, de que se pueden trazar lazos y que de hecho se están trazando.

La asistencia de Fernando León -muy comprometido con Hetaira- nos recuerda que estas chicas hoy son princesas, y como tales van vestidas, ya que parte del vestuario es el mismo que se utilizó en la película. Brillan por la alfombra roja, deshechas en sonrisas y pisando con fuerza, poco a poco se va acumulando gente alrededor y ellas pasan al ‘fotocol’ improvisado, donde posan frente a decenas de cámaras de todos los tipos. Entre nuevas pullas políticas (esta vez, las cámaras de videovigilancia, y reparto de condones para todos), retoman el desfile, presentando una nueva colección al ritmo de la música. Hasta que se despiden de nosotros entre aplausos y al grito de ‘A quién le importa’, que cantan ya como un himno.

La organizadoras están contentas con el resultado, las modelos radiantes, una de ellas se queja de la hipocresía de un ayuntamiento que dice querer ‘integrarlas’, pero que en su programa de remodelación del barrio no ha planteado en ningún momento ofrecerles puestos de trabajo en las tiendas creadas. Otras hablan entre ellas y celebran lo bien que ha salido todo, no sin dejar de asumir lo difícil de la nueva situación. Toca recoger e irse todas a la Consentida a tomar un vino, a mantener la alegría de la lucha. El puente está tendido hacia el resto de comerciantes, hacia la Administración… ellas buscan una convivencia pacífica, normalizada, ¿cuál será la respuesta?

Modelazas de día, prostitutas de noche

Las meretrices madrileñas que trabajan en la calle organizan un desfile de moda que aboga por la convivencia y denuncia la especulación urbanística en la zona centro

    Lumi-Fashion: de la calle a la pasarela


    Henrique Mariño / Helena Louro (Madrid)

    Vea este vídeo

    « ¿Por qué nos quieren echar si somos parte de este barrio y llevamos décadas trabajando aquí? ». Bea es prostituta, trabaja en la calle y, durante una tarde, ha ejercido de neumática modelo para reivindicar sus derechos y denunciar la operación de maquillaje urbano que, según ella y sus compañeras, está llevando a cabo la asociación Triball a espaldas de la Gran Vía madrileña.

    Mientras una veintena de meretrices esperaban a sus clientes en el triángulo que forman Valverde, Corredera Baja de San Pablo y la citada calle, ellas entraban y salían de una improvisada tienda de campaña para cambiarse y lucir sus galas sobre la alfombra roja de la Pasarela Lumi-Fashion, que tuvo lugar ayer en la Plaza de Carlos Cambronero.

    « Para que vean que no sólo valemos para una cosa, sino que podemos hacer muchas más », explica otra chica que lucía un vestido de Roberto Navaza. « Sí, tenemos muchas otras cualidades », añade una colega. « Y protestamos para que la ciudadanía nos acepte no sólo como prostitutas sino también como personas ».

    Fernando León se acercó para apoyar a las princesas

    El colectivo en defensa de las prostitutas que organizó el acto, Hetaira, había dejado claro en su convocatoria el porqué de este acto reivindicativo. « En pocos meses, el barrio de Universidad ha pasado de ser el gran olvidado por parte de la corporación municipal a convertirse, por arte y gracia del señor don dinero, en el lugar más fashion del momento ».

    Las prostitutas no quisieron ser menos modernas e, inspirándose en la experiencia de la firma carioca Daspu, se lo tomaron con humor e ironía. Cambiaron la esquina por la pasarela y se contonearon « por la convivencia pacífica entre el vecindario, pequeños empresarios y grandes chicas de la calle », así como « por la libertad sexual ».

    Con escotes generosos y, en ocasiones, ligerísimas de ropa, las modelos no dejaron de recibir lotes de aplausos de los congregados, entre los que se encontraban vecinos y miembros de diversas asociaciones (Cogam, Hetaira, Fundación Triángulo, Consentido…), pero también rostros conocidos como Fernando León de Aranoa, que retrató al colectivo en Princesas. Algunas piezas lucidas en el desfile pertenecían al vestuario original del filme.

    « He venido a verlas porque son amigas, me ayudaron mucho a hacer esa película y me parece muy bien que se integren en la iniciativa de reactivar la zona. Es estupendo que, en vez de dejarlas fuera, formen parte del movimiento que hay en el barrio », comentó a ADN.es el cineasta, quien no se planteó radiografiar la prostitución en su película sino « contar una historia dentro de ese mundo ».

    « Políticas destinadas a aislarlas, marginarlas o vigilarlas »

    León de Aranoa fue crítico con el Ayuntamiento de Madrid y dejó claro que las prostitutas « se han sentido excluidas de cualquier cosa que sucede en la ciudad » porque « todas las políticas que se emprenden respecto a ellas van más destinadas a aislarlas, marginarlas o vigilarlas que a integrarlas ». Por ello, concluyó, « que ellas mismas se integren habla muy bien del colectivo ».

    Bea es un nombre ficticio pero su relato es tan real como la calle misma. Está en contra de la videovigilancia y pide que les dejen ejercer en paz. « Dicen que las cámaras son para la seguridad del barrio, pero todo sigue igual, con camellos y delincuencia. Sólo amedrentaron a los clientes y, ahora, estamos diez o doce horas en la calle y no hacemos ningún pase ni vemos un puto duro ».

    Mientras, continúa, « las autoridades no se preocupan por las vejaciones que sufren las que están encerradas en los locales, donde están las verdaderas mafias y muchas son prostituidas y no prostitutas como nosotras, que ejercemos libremente ».

    Cristina Garaizábal, portavoz de Hetaira, también se muestra crítica: « Parece que hay intentos de convertirlo en un barrio de moda, echando a las trabajadoras del sexo que captan a su clientela en la calle ». Por ello, decidieron organizar el desfile y demostrar que « para fashion, las prostitutas, que pueden ser muy glamurosas »

    « Hay que gestionar los diferentes problemas de este barrio de una manera en la que sea posible la convivencia entre los diferentes sectores. De ahí este acto festivo de convivencia entre pequeños comerciantes, vecinos, trabajadoras del sexo, diseñadores y clientes de tiendas », zanjó Garaizábal.

    « Nunca se nos tuvo en cuenta en el proyecto de Triball »

    Tras realizar dos pases y ser objeto del deseo de los flashes en un rústico photo call, Bea vuelve a la carga. « Nunca se nos tuvo en cuenta en el proyecto de Triball. Nos podían haber dado un trabajo como dependientas o haciendo la limpieza. Así tendríamos un sueldo para llegar a fin de mes y darle de comer a nuestros hijos ».

    Según ella, iniciativas como Triball las marginan todavía más, incluso a la hora de alquilar un piso en la céntrica zona. « Quieren beneficiarse sólo ellos con la revalorización del barrio. Si nos hubiesen incluido a nosotras, su labor hubiese sido más social, pero quien manda aquí es la pasta ».

    Y, mientras echa un ojo a los micros y objetivos que se han acercado hasta esta placita a orillas de la calle del Pez, vislumbra en su mente un oasis de moda e integración. « Si fuese así, los turistas no vendrían a hacer fotos a los graffitis de artistas famosos, sino que lo harían para visitar las tiendas en las que el Ayuntamiento ha insertado laboralmente a las prostitutas. Sería una noticia mundial ».

    ‘Lumi-fashion’, un desfile de moda hecho por prostitutas

    La asociación Hetaira organiza una pasarela de moda en una de las zonas de Madrid con más trabajadoras del sexo. El objetivo es contribuir a la convivencia entre el pequeño comercio, los vecinos y las prostitutas.


    EUROPA PRESS – Madrid – 09/06/2008 19:54

    El colectivo de apoyo a las prostitutas de Madrid Hetaira organizará le próximo 26 de junio a las 19.30 horas en la plaza de María Soledad Torres Acosta una pasarela de moda ‘Lumi-fashion’ por la libertad sexual y la convivencia pacífica en el barrio entre los pequeños comerciantes y las meretrices que trabajan en la zona.

    La concentración festivo-reivindicativa está respaldada también por la Asamblea ciudadana de vecinos del barrio Universidad de la capital (Acibu), el espacio erótico-social ‘Consentido’, la Fundación Triángulo, el Colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Madrid COGAM y la asociación Transexualia. En ella piden a los participantes que acudan a la cita con vestuario y complementos de cine.

    El lado más ‘in’

    Hetaria asegura que el denominado triángulo de Ballesta, en el distrito Centro de Madrid, ha pasado de ser « el gran olvidado » por el Ayuntamiento de Madrid a convertirse, « por arte y gracia del señor don dinero, en el lugar más fashion del momento ».

    Desde finales de año pasado, la asociación de empresarios Triball se ha instalado en la zona a través de la compra de más de 30 locales, entre ellos muchos antiguos prostíbulos, con el objetivo de revitalizar la zona. En los últimos meses, Triball ha organizado diferentes actos culturales y artísticos, entre ellos una pasarela de moda vanguardista en la zona.

    « Nosotras, que vivimos día a día a pie de la calle apostadas en las esquinas estamos encantadas de colaborar en este estupendo proyecto, que nos permite sacar nuestro lado más ‘in’ », concluyó Hetaira.

    Las ‘princesas’ de la calle desfilan en Ballesta

    Las prostitutas montan una pasarela contra la mercantilización del barrio

    Por una tarde se quedaron sin clientes ni condones de sabores en el bolso. Sin embargo, mantenían sus tacones interminables, minifaldas y mirada maquillada, esta vez, en una pasarela callejera con alfombra roja entre cabinas de teléfono y chicles pegados en el suelo. Prostitutas del distrito de Centro, colonia Marconi y Casa de Campo, convocadas por el colectivo Hetaira, que defiende sus derechos, celebraron ayer su propia « Pasarela Lumi-Fashion », cuyo irónico lema era: « Moda que levanta… pasión ».

    Figurines diseñados por ellas mismas, ropa cedida por artistas consolidados como Roberto Navazo y el vestuario original de la película Princesas, de Fernando León y el vídeo musical Me llaman Calle, de Manu Chao -donde muchas habían participado como actrices secundarias- componían el desfile, que recordaba al que organizó la asociación Triball en la cercana calle de la Ballesta el pasado mayo como una de las actividades que pretenden reactivar el barrio degradado.

    « El objetivo de nuestra pasarela Lumi es demostrar que estamos aquí y que las autoridades no han contado con nosotras cuando han dado facilidades a los comerciantes y diseñadores para instalarse. Nos podrían haber contratado en las nuevas tiendas como limpiadoras o dependientas, pero nos ignoraron. Por supuesto que preferíamos trabajar en una tienda antes que hacer 12 horas en la calle por dos duros », afirmaba Nereida, ecuatoriana que lleva 14 años en la prostitución y que ayer por primera vez mostraba su exuberancia en una alfombra roja.

    La fiesta Lumi-Fashion tuvo que celebrarse en la Plaza de Carlos Cambronero, cerca del Teatro Alfil, porque el Ayuntamiento no les concedió el permiso necesario para desfilar en la plaza de Soledad Torres Acosta, cedida a la asociación de comerciantes Triball.

    Y es que precisamente ayer, de diez de la mañana a diez de la noche, habían convocado en esa disputada plaza la « Feria de los Colores » con oferta de productos ecológicos, libros descatalogados, gastronomía internacional, artesanía y moda de diseñadores emergentes.

    Cada uno a su aire, las actividades se celebraban en distintos escenarios pero a pocos metros dentro de la misma zona, como muestra del evidente y profundo desencuentro entre convecinos. Los de Triball compran los locales de toda la vida y los convierten en tiendas de diseño. Y los vecinos del barrio reivindican « su autenticidad » y rechazan el encarecimiento de la zona.

    Así, mientras el colectivo de empresarios Triball explica que su objetivo es « limpiar el barrio de prostitución, drogas y delincuencia » a través de iniciativas comerciales, otras asociaciones como la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (Acibu) y el colectivo Todo por la Praxis, que mantiene el blog http://antitriball.wordpress.com, denuncian su « especulación urbanística y económica ». « Los vecinos vamos a proponer una campaña que demuestre que este barrio no es sólo una marca de ropa. Queremos más implicación de las instituciones y menos mercantilización, porque no puede ser que se favorezcan pasarelas de moda mientras sigue habiendo toxicómanos metiéndose de todo en colchones tirados a pocos metros de los niños. Con cuatro tiendas de moda no se acaba el problema y está claro que hacer guetos o echar la prostitución a otros barrios no es la solución », aseguraba Jordi Gordon, portavoz de Acibu.

    Mientras tanto, las princesas de la calle seguían con su día de gloria, intentando controlar los nervios antes de desfilar y defendiendo sus modelos sobre la pasarela a ritmo de A quién le importa… Y quien quiera oír…

    Las prostitutas de Madrid, modelos por un día

    Una organización que apoya a las prostitutas celebra un desfile para defender la libertad sexual y la convivencia

    AGENCIAS - Madrid - 26/06/2008

    Pasarela Lumi Fashion

    FOTOGRAFÍA – Sociedad – Pasarela Lumi Fashion

    Pasarela Lumi Fashion

    Las prostitutas de Madrid celebran un desfile de moda para defender la libertad sexual

    EFE 26/06/2008

    El colectivo de apoyo a las prostitutas de Madrid Hetaira ha organizado un desfile de moda con prostitutas en la plaza María Soledad Torres Acosta. Con la « Pasarela Lumi Fashion », que se celebró a las 19.30, se pretende defender la libertad sexual y fomentar la convivencia en el distrito Centro entre los pequeños comerciantes y las meretrices que trabajan en la zona.

    Según ha informado el colectivo, esta iniciativa pretende ser « una fiesta por la tolerancia y por la convivencia pacífica entre vecindario, comerciantes y mujeres que ejercen la prostitución. Una fiesta para llamar la atención de la Administración para que ponga todos los medios a su alcance por escuchar las necesidades de la población y hacer de este barrio un lugar habitable, con servicios públicos apropiados, un barrio donde quepa todo el mundo. Donde se pueda vivir y trabajar con tranquilidad ».

    La concentración festivo reivindicativa cuenta con el apoyo de otras organizacines, la Asamblea ciudadana de vecinos del barrio Universidad (Acibu), el espacio erótico-social Consentido’, el Colectivo Gay de Madrid (Cogam), Transexualia y la Fundación Triángulo. Piden a los participantes que acudan a la cita con vestuario y complementos de cine.

    Hetaria asegura que el denominado triángulo de Ballesta, en el distrito Centro de Madrid, ha pasado de ser « el gran olvidado » por el Ayuntamiento de Madrid a convertirse, « por arte y gracia del señor don dinero, en el lugar más fashion del momento ».

    Desde finales de año pasado, la asociación de empresarios Triball se ha instalado en la zona a través de la compra de más de 30 locales, entre ellos muchos antiguos prostíbulos, con el objetivo de revitalizar la zona. En los últimos meses, Triball ha organizado diferentes actos culturales y artísticos, entre ellos una pasarela de moda vanguardista en la zona.