1/03/09

Manu Chao lleva su “Radiolina” a Talleres

Manu Chao lleva su « Radiolina » a Talleres

En su caminata musical se cruza el mestizaje, desde Mano Negra hasta « La Radiolina », su último disco. Después del Cosquín Rock, junto a su banda Radio Bemba, el franco-español llega hoy al escenario del Andes Talleres. Con las voces del mendocino Dj Karim (parte de la caravana de Chao) y de sus amigos de FM La Tribu, aquí reconstruimos los últimos pasos del ‘Tómbola tour’ y adelantamos cómo será el show de esta noche.

Manu Chao lleva su “Radiolina” a Talleres

Con testimonios del mendocino DJ Karim, que integra su caravana artística, anticipamos cómo será el show que ofrecerá hoy este particular músico franco-español, icono del mestizaje cultural.

domingo, 01 de marzo de 2009

Sí… cómo nos gustaría que fuera argentino. Aunque el pasaporte no le haga falta: es que sólo con el ‘boca a boca’ Manu Chao ya agotó las entradas para Buenos Aires, hizo estallar el viernes el Cosquín Rock (donde tocó junto a Kapanga, y los mendocinos Karamelo Santo y Dj Karim) y se agendó un Luna Park. ¿Aquí? Pues igual energía: a partir de las 20.30, puntual, el Andes Talleres se convertirá en epicentro de la fiesta mestiza; tocarán: Parió la Choca, Vieja Cepa y la flamante alineación de Manu.

Transmitiendo

Como quien explica el itinerario de un twister, Mingo (una de las cabezas de esa FM porteña que para Manu « es familia », Radio La Tribu) le comentó a Los Andes el ir y venir del músico: un mapa alucinante por el que naufraga la autobiografía y el cuerpo del gitano. África, Europa, América. ¿Qué ha estado haciendo el clandestino en los últimos meses?

Estuvo en Brasil: tocando en Salvador de Bahía junto a Ramiro Musotto (percusionista argentino radicado en esa ‘praia’), donde hizo su aparición también el fascinante Eugène de Gogol Bordello.

« Viajando, como siempre… », filtra Dj Karim, luego de pinchar en el escenario del Cosquín hasta las 4 am, tras la presentación estimulante de Radio Bemba. Paréntesis: Karim, recuerden, es el mendocino que conoce a Manu desde la escena barcelonesa, quien ahora es parte de esa excelente caravana gypsy, un collage de estilos, géneros y formatos.

Mingo, de La Tribu, mientras tanto, nos ha ido transmitiendo el backstage de la última jornada en Cosquín. « Nos encontrábamos debajo del sol cordobés, en una Comuna de San Roque custodiada por las sierras. Allí emerge la sonrisa de Manu Chao, previa a su prueba de sonido en el cierre del festival. En este mismo escenario, pero una semana atrás, vimos los últimos segundos de Intoxicados como banda, a Pity y a Skay zapando hasta tarde, y a Deep Purple, entre más ».

El viernes, deslizó el periodista, sucedería un encuentro diferente, « mucho menos rockero, con viajantes de distintos lugares que invadieron la terminal de ómnibus y los campings de Cosquín, para reencontrarse con las celebraciones que suelen ser los conciertos de la Radio Bemba ».

Rebobinemos a La Tribu: « Detrás del escenario se ve pocos stars, muy poco egotrip y mucho espíritu mestizo, conversaciones y buenos ánimos. Por el aire sofocante vuela también la expectativa lógica de gente que no ve a la Radio Bemba por lo menos desde enero de 2006 (gira ‘Tómbola tour’ por Jujuy y Mendoza) o no sabe de Manu desde que estuvo en Buenos Aires filmando con Kusturika, visitando Radio La Colifata y nuestra FM ».

La voz continúa con una grilla espléndida: además de Manu Chao, el viernes se presentaron los mendocinos de Karamelo Santo, los quilmeños de Kapanga, los porteños Radio Roots y Negro Chetto (promesa de hip hop cuartetero cordobés, que trabaja junto al talentoso dee jay Fede Flores) y Dj Karim de Mendoza, Argelia, entre otros.

« La banda de Manu Chao », aclara Mingo, « consta de siete integrantes, ya que esta vez ha viajado un trompetista, Angelo Mancini, sumándose a los teclados y pistas de Julio Lobos, Fahem Madjid en guitarras y David Bourguinon en batería. Por supuesto que ellos se ensamblan a los históricos acompañantes de Manu, desde las épocas de Mano Negra, como el percusionista Philip Teboul y el bajista fortachón Gambeat ».

De modo que esta Radio Bemba, según nuestros corresponsales, sonó impecable. Esa sintonía los va precediendo por la carretera que los trae a Mendoza.

Al preguntarles acerca de este tour argentino, los músicos dijeron, combinando dialectos, estar « felices por tocar aquí de nuevo ».

Bonus interesante: « al final de ese show », recuerda Mingo, « Manu cantó junto a Musotto y su orquesta Sudaka unas cuantas canciones ». Acaso el percusionista será hoy de la partida.

Estación volver

En medio de ese intenso tour, el comandante de Radio Bemba va llegando a nuestra ciudad por senderos amistosos. Tiempo atrás, en el marco de una entrevista por el lanzamiento de « La Radiolina », nos había dicho que de Mendoza conservaba « el vinito, los lomos del Papi, la gente del barrio La Gloria… »

Paréntesis: entre la dulzura del sub comandante Marcos y la inspiración de un lorqueano de calle, nos dejó claro entonces que su corazón estaba « bien plantado a la izquierda ». La frase resurge ahora, a propósito de su último material discográfico. Se trata de « Estación México » (un álbum grabado en un concierto clandestino, sólo vendido en México, exclusivamente a beneficio del EZLN y de los presos políticos de San Salvador Atenco)

Aquí, acaso, la ciudad no le parezca la misma, desde su último recital allá por 2006.

No es igual el barrio; faltará el Padre Contreras. Pero estará, eso sí, la gente de la Radio Popular, esas cabezas que moldean un espacio creativo para su comunidad. Y, sin duda, ese público diverso que lo ha venido siguiendo en su eterno trajinar, que lo espera de nuevo a corear su genial cancionero mestizo.

En la tapa de « Radiolina » (07) se podía ver a Manu con una frase en el estómago. Ese « ¿Y ahora qué? » apuraba la náusea antisistema, mientras el músico viajaba en un clip junto a ‘La Colifata’ (la voz de los internos del Borda) sobre una caravana mágica.

Nos había dicho entonces, cuando su disco recién se expandía como una maquinaria políglota de ritmo y mensaje: « No creo en una revolución; creo en miles y miles de pequeñas revoluciones ».

En su nueva incursión argentina, acompañado por el comando Bemba, Chao posiblemente suelte canciones molotov, « Politik Kills », entre folletines latinos cual « Me llaman Calle » y autobiografías como « Clandestino ».

Génesis gitano

En principio, fue el under. El divagar de una banda que Manu formó en los márgenes de Barcelona junto a su primo Santi Cassariego. Un pos debut que se llamó Hot Pants, el antecedente pachanguero-punk de Mano Negra.

El cantante formó parte de esas dos experiencias con bastante conocimiento en The Clash, América Latina y la multicultura.

Antes de decidirse por un camino solista, ya su « Clandestino » empezaba a viajar. Se lanzó a grabar con portátil y mochila al hombro. Porque era una necesidad que sentía desde el principio: rastreador de sonidos al fin.

Lleva publicados 7 álbumes, de manera independiente. Artefactos festivos, cajas de música difíciles de parar. No es difícil imaginar cómo seguirá su camino: nuevos planes, idénticas estrategias.

Mariana Guzzante – mguzzante@losandes.com.ar