12/10/08

No en mi nombre!

¡No en mi Nombre!

Manifiesto de socios de la SGAE

| publicado 28 de septiembre de 2008 |


¡NO EN MI NOMBRE!

¡INDULTO PARA LOS MANTEROS!

Estimado Sr Ministro,

Los abajo firmantes, nos dirijimos a usted en calidad de artistas y socios de la Sociedad General de Autores y Editores, para apoyar la petición de indulto para Mor Ndiaye condenado por delito de propiedad intelectual.

Hace un par de meses, llegó a nuestro conocimiento que Mor Ndiaye había sido condenado a 8 meses de prisión, por vender en la calle copias no autorizadas de películas y de discos. Esta condena fue sustituída por una expulsión de 10 años, lo que le impedirá volver a este país, en el que tiene raíces, lazos y proyectos. La Sociedad General de Autores en España, a la que pertenecemos, se encuentra entre las entidades que promueven activamente la criminalización de los llamados «manteros».

A nuestro juicio las graves consecuencias que la aplicación de estas condenas tienen sobre la vida de las personas que las sufren, son absolutamente desproporcionadas con respecto al supuesto daño que éstos han ocasionado.

En estos momentos, las grandes distribuidoras y las sociedades de gestión de derechos de autor se enfrentan a una crisis que no se puede achacar al fenómeno del top manta, sino a la difusión masiva de internet y, con él, a la posibilidad de compartir contenidos musicales y audiovisuales de manera gratuita. En lugar de afrontar esta crisis con seriedad, inventando nuevos nichos de negocio, unas y otras han lanzado toda su ira contra los «manteros», último eslabón de la cadena de producción y distribución de copias no autorizadas de discos, películas, etc. Dicen hacerlo en nombre de la cultura, en defensa de los autores.

Como artistas y socios de la entidad de gestión SGAE, manifiestamos no sentirnos defendidos por su actitud, sino indignados. No es Mor quien nos roba ni quien impide que nos paguen por nuestras creaciones. Cuando Mor ha salido a la calle con la manta, lo ha hecho porque era una de las pocas posibilidades de trabajo que tenía, apremiado por las penurias económicas y sacando de ello un insignificante beneficio. Lamentamos profundamente que una entidad como la SGAE, pretenda defender nuestros intereses como autores, en contra de los más desprotegidos o de aquellos que como Mor, encuentran en el denominado « top manta » una de las únicas alternativas para su supervivencia en nuestra sociedad. Cuesta verlo como un enemigo, como el «ladrón» que nos roba. Si hay alguien que nos roba, que se queda gran parte de los beneficios de nuestras creaciones, son las grandes distribuidoras y las sociedades de autores que acaban defendiendo más los intereses de éstas que los de los autores.

Estamos convencidos de que si esta noticia se difundiera (y esperamos que se haga) entre compañeros músicos, guionistas, directores de cine, actores, la gran mayoría se indignarían, como nosotros, de que en la supuesta defensa de nuestras creaciones, Mor Ndiaye deba o bien ir a la cárcel o bien ser expulsado de un país en el que se esfuerza por integrarse y por el que casi pierde la vida en un cayuco. La gran mayoría gritarían: no en nuestro nombre.

Como creadores y miembros de la SGAE, decimos que no es encarcelando o expulsando a Mor como se defiende la cultura, sino reinventando las formas de producción y distribución musical y audiovisual.

Por todo lo anteriormente expuesto, pedimos el indulto para Mor Ndiaye, Kebba Chan, Adama Toure y Yaram Drame

Manifiesto de socios de la Sgae en apoyo al indulto de Mor Ndiaye Kebba Chan, Adama Toure y Yaram Drame

Documentos juntos

Manifiesto ¡NO EN MI NOMBRE!

Document Word associé

Puedes bajarte el Manifiesto de socios de la SGAE en documento para firmar a mano

| taille : 69.5 KB

Ver firmas

Word - 69.5 KB

Manifiesto

¡NO EN MI NOMBRE!

Puedes bajarte el Manifiesto de socios de la SGAE en documento para firmar a mano

Campaña de recogida de firmas

Firma por el indulto de Mor, Yaram, Adama y Kebba, manteros

| publicado 15 de agosto de 2008 |

Mor Ndiaye, Yaram Drame, Kebba Chan y Adama Toure llevan más de dos años en España. Mor y Yaram dejaron su país natal, Senegal, por necesidad de ayudar a sus familias: mejor arriesgar la vida que resignarse a la miseria. Kebba y Adama, de Gambia, partieron en busca de un futuro mejor que su país no les podía ofrecer. La falta de recursos y contactos no permitió a ninguno de los cuatro acceder al visado de rigor, así que partieron en cayuco y llegaron a Canarias sin papeles. Desde su traslado a la península, buscaron trabajo y se esforzaron por aprender castellano.

Sin embargo, en lugar de papeles, como compensación a su lucha por sobrevivir, nuestras leyes les han condenado a penas de prisión, en algunos casos sustituidas por expulsiones judiciales con 10 años de prohibición de entrada en cualquier país del espacio Schengen. ¿Por qué? Por lo que se conoce como «top manta». Mor, Yaram, Kebba y Adama han sido condenados a pesar de que la propia sociedad, en contra de lo establecido en la rigurosa ley penal, acepta y consiente la existencia del top manta porque no es considerado como un delito. Han sido condenados a pesar de que los ciudadanos participan de esta actividad y no se sienten alarmados por ella y a pesar de que existen normas que, de forma más proporcionada, ya contemplan sanciones administrativas para este tipo de actividades, infringiendo el principio de intervención mínima del derecho penal. En verdad, el único delito cometido por Mor, Yaram, Kebba y Adama ha sido querer vivir, trabajar y ayudar a sus familias desde un lugar en el que no nacieron y, mientras no tenían papeles, realizar puntualmente para sobrevivir actividades de top manta, dado que el resto del mercado laboral estaba vedado para ellos.

Lo cierto es que los cuatro vendían en la calle lo mismo que muchos nos bajamos de internet o copiamos con nuestros ordenadores. Como vendedores ambulantes, eran el último eslabón de la cadena de pirateo y fabricación de artículos de imitación. No engañaban a sus compradores: ellos sabían perfectamente que no compraban originales sino copias no autorizadas. Con esta actividad, apenas ganaban dinero: lo justo para sobrevivir. Cuando, tras su paso por Canarias, las autoridades les trasladaron a la península, sin concederles un permiso de trabajo, no les dieron alternativas para garantizarse un sustento. ¿Qué justicia estamos construyendo al meterles en la cárcel o al devolver les a su país con las manos vacías, prohibiéndole pisar cualquier país europeo por diez años? ¿Es justo hacer esto después de que hayan empeñado todo lo que tenían para emprender el viaje, después de que hayan arriesgado la vida, tras más de dos años de esfuerzos y desvelos?

Si no crees que Mor, Yaram, Kebba ni Adama merezcan ni ser expulsado ni ir a la cárcel, firma y recoge firmas a favor de su indulto.

¿Cómo puedes hacerlo? Hay dos maneras:

  1. Descargándote e imprimiendo un pdf de recogida de firmas, para firmar y recoger firmas a mano.

    Hay dos modelos: uno para firmas individuales, otro para firmas de asociaciones (pincha en los enlaces para descargarte los documentos). Fíjate que es preciso firmar una vez por cada mantero con condena firme: cuatro firmas en total por cada persona que quiera dar su apoyo.

    Puedes enviar las hojas firmadas a:

    Campaña de indulto mantero,

    Eskalera Karakola,

    c/ Embajadores 52, local.

    Madrid 28012

  2. Firmando a través de los formularios on-line:

¡Libertad para Mor Ndiaye, Yaram Drame, Kebba Chan y Adama Toure!

[Click here for english version]

[Click ici pour la version française]

Preparando esta campaña, nació un poema: Señorías. ¿A dónde miran las señorías cuando firman sentencia? (by Alcira Padin)