1/11/07

Paraguay se levanta

Paraguay opu`ä

(Paraguay se levanta)

El 80% de las tierras productivas en Paraguay, las más fértiles de América del Sur, está en manos del 1% de la población del país. Población, por supuesto, más opulenta, y que en muchos casos responde a las corporaciones transnacionales. La tierra es el principal medio de producción pues éste es un país eminentemente agrícola, y preferentemente agroexportador de materias primas, como soja, algodón, carne, trigo, maíz y también marihuana. En el país vivimos unas 6 millones de personas, en 406.000 kilómetros cuadrados. Un territorio mayor que el de España, que Italia y Alemania. Un poco menor a Francia. Sin embargo, es una de las naciones con mayor inequidad en la distribución de la tierra. Unas 350.000 familias de trabajadores rurales no tienen tierras.

El modelo capitalista criminaliza la lucha social. En este contexto, unos 2.000 militantes de organizaciones campesinas están procesados por la justicia por el justo, y vital, reclamo del derecho a la tierra. Cien dirigentes campesinos, en tanto, fueron asesinados en los últimos 17 años, sin que ninguno de los criminales, vinculados a los latifundistas y sus aliados gubernamentales, haya sido condenado.

El desempleo es muy elevado. Está en torno al 40%, incluyendo el subempleo, que es un disfraz para reducir las cifras del paro de trabajadores. Esta proporción es similar a la pobreza imperante en el pais. La educación es aun un privilegio para los poderosos y se excluye a la mayoría, en general guaraní hablantes, de la universidad. Pero se están dando ejemplos de cambios, lucha social mediante.

Paraguay es el mayor exportador de energía eléctrica, pues es dueño, junto con Brasil, de Itaipú Binacional, la mayor represa hidroeléctrica del mundo. Además, junto con Argentina, posee Yacyretá, otra mega usina. Sin embargo, debido a la traición de los gobiernos paraguayos, como el dictador Alfredo Stroessner, que felizmente ya murió el año pasado, y los sucesivos gobiernos, no se puede acceder a mejores condiciones para que la energía sea el motor de desarrollo del país. En vez de utilizar la electricidad para montar importantes polos fabriles, se entrega la energía a Brasil y Argentina, y Paraguay es relegado.

A pesar de esta situación de crisis, el pueblo se organiza. Existe un fuerte movimiento campesino, que si bien está atomizado, aún resiste los embates del modelo agroexportador, con su producto insignia: la soja. La Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC), la Federación Nacional Campesina (FNC), asì como la Central Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Populares (CNOCIP) permanentemente dan la lucha por la liberación del pueblo paraguayo.

A nivel urbano, se presenta un cuadro de débil organización y atomización de organizaciones. Sin embargo, se tienen triunfos valiosos en los últimos años, tanto para los trabajadores de la salud pública y la educación, así como se están formando nuevos esquemas para articular la lucha de los trabajadores y fortalecer el golpeado sindicalismo paraguayo. Los estudiantes universtario, como los de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción, también están dando la lucha, y dieron un paso importante al tumbar a la decana, acusada de corrupción. Un caso ejemplar, como el de la masacre del supermercado Ycuá Bolaños, donde fueron asesinadas 400 personas, sigue sin definirse a más de 3 años del hecho, pero las organizaciones de víctimas mantienen su reclamo de condena máxima a los culpables y siguen movilizándose para lograr su objetivo.

A nivel político, se tendrán elecciones nacionales en abril del 2008. Existen sectores esperanzados en una alternativa política encabezada por el ex obispo Fernando Lugo, que tuvo experiencia de lucha con organizaciones campesinas del norte del paìs. A pesar de que puede constituir el cambio de administraciòn del paìs, que està en manos de la oligarquìa desde hace màs de 100 años, el objetivo central debe ser el fortalecimiento de la organización de los trabajadores, rurales, del campo, estudiantes, jubilados, y entre todos armar la estructura que pueda tumbar este modelo criminal. El paìs cuenta con una poblaciòn mayoritariamente joven, pues el 70% de la población tiene menos de 35% años.

El contexto internacional es favorable, con los ejemplos de luchas y logros en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, con los matices que se presentan en Uruguay, Brasil y Argentina. Por ello, es fundamental que el el pueblo de Paraguay pueda contar con la ayuda solidaria de todas las organizaciones e individualidades de los pueblos fraternos para fortalecer nuestras organizaciones y lograr romper nuestras cadenas. Venceremos.

Vicente Páez.

Secretario General del Sindicato de Periodistas del Paraguay