25/02/09

TOP MANTA


DOSSIER DE PREMSA

Taula rodona:

Defensar la ciutat,

defensar la llibertat de moviment

Buscar-se la vida no és delicte.

Per la despenalització del Top Manta

Divendres 27 de març a les 19:30h

Ateneu Canela (c. Sant Gaietà, 73. Terrassa)

Amb la participació de Jaume Asens,

Joan Herrera, Amaia Olivas,

Josep M. Muntaner i Ahmed Cissé

Organitza:

Associació Sin Papeles Terrassa

Oficines dels Drets Socials

Universidad Nómada

1) Nota de premsa

2) Entitats organitzadores

3) Proposta no de llei d’ERC-ICV-EUA

4) Recull de premsa

Joan Herrera parlarà sobre la despenalització del Top Manta a l’Ateneu Candela de Terrassa

La campanya per la despenalització del Top Manta, duta a terme per col·lectius i entitats de tot

l’estat espanyol, ha arribat al Congrés dels Diputats de la mà del grup ERC-ICV-EUA. El grup

parlamentari va presentar la setmana passada una proposta no de llei en què demanaven un

replantejament de les penes a què han de fer front els venedors ambulants, en la seva majoria

immigrants, per la venda ambulant de productes falsificats.

Terrassa ha estat una de les ciutats més actives en les mobilitzacions dels darrers dies, amb

rodes de premsa i mobilitzacions davant l’Ajuntament de la ciutat.

Aquest divendres, l’Associació Sin Papeles de Terrassa, juntament amb les Oficines de Drets

Socials i la Universidad Nómada organitzen una taula rodona per exposar i treure a debat

aquesta qüestió, i ho farà amb convidats d’excepció:

Jaume Asens (vocal de la Comissió de Defensa del Col·legi d’Advocats de Barcelona)

Amaia Olivas (Magistrada i membre de « Jutges per la Democràcia »)

Joan Herrera (Diputat al Congrés per Iniciativa per Catalunya Verds)

Josep M. Muntaner (arquitecte, professor de la Universitat Politècnica de Catalunya)

Ahmed Cissé (Asociació Sin Papeles de Terrassa )

Aquesta campanya es desenvolupa a un mes vista de la modificació del Codi Penal, que preveu

una condemna de fins a dos anys de presó per la venda ambulant de Cds i DVDs pirates, a

més de multes desorbitades. Ara per ara s’han recollit més de 10.000 firmes, s’ha fet arribar

una proposta al Congrés dels Diputats i s’ha aconseguit treure el debat a la llum pública, a

través de les mobilitzacions i dels mitjans de comunicació.

La taula rodona, moderada per Oscar Pretel (Oficines dels Drets Socials) començarà a les

19:30h i es realitzarà a l’Ateneu Candela (carrer Sant Gaietà, 73).

Entitats Organitzadores

Asociación de Sin Papeles de Terrassa

És una organització nascuda l’any 2008 i integrada en la seva majoria per persones d’origen

senegalès, arribades a l’Estat Espanyol amb l’objectiu d’aconseguir una vida digna. En la seva

majoria, els membres de l’associació es dediquen a la venda ambulant davant la impossibiltiat

d’aconseguir una feina legal, i en aquest marc treballen reivindicant els seus drets com a

ciutadans, malgrat la seva condició de nouvinguts. En l’últim any han estat una entitat molt

activa, realitzant campanyes i mobilitzacions en el marc del 23 de Febrer (Dia internacional

dels immigrants), per la despenalització del Top Manta, i campanyes conjuntes amb altres

col·lectius de la ciutat com ara el May Day (manifestació que aglutinà més de 1000 persones

als carrers de Terrassa).

Oficina dels Drets Socials

Les Oficines de Drets Socials són una xarxa de dispositius escampats per tot l’estat amb el clar

objectiu de reclamar els vells i nous drets socials en el procés de canvi del concepte de ciutat i

ciutadania al segle XXI. Màlaga, Sevilla, Madrid, Saragossa, Barcelona i Terrassa són només

algunes de les ciutats que alberguen una o més (una dotzena en el cas de Madrid) de les

Oficines de Drets Socials.

Les oficines tenen una assessoria jurídica gratuïta, però no amb l’objectiu d’oferir un servei

assistencial sinó d’assessorar les problemàtiques individuals per transferir-les a l’espai públic,

incitant a l’auto-organització de col·lectius que pateixen la precarietat d’una forma semblant i,

d’aquesta manera, treure el debat a la llum pública.

Universidad Nómada

Un col·lectiu d’investigadors i activistes treballant en xarxa a tot l’estat espanyol, que vol

vincular la investigació acadèmica i la intervenció política més enllà el marc teòric.

Agermanada amb altres col·lectius estatals, europeus i mundials, la Universidad Nómada

aposta per l’auto-formació en els camps el nou sistema econòmic global, la precarització de la

vida i els nous drets socials, així com les noves formes d’intervenció política.

Proposta no de llei per la despenalització del Top Manta del grup ERC-ICV-EUA al Congrés dels

Diputats

A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Al amparo de lo establecido en el Reglamento de la Cámara, el Grupo parlamentario de

ESQUERRA REPUBLICANA-IZQUIERDA UNIDA-INICIATIVA PER CATALUNYA VERDS

presenta la siguiente Proposición no de ley contra la criminalización e ingreso en prisión de

personas que venden copias de CDs y DVDs, sobre sus mantas, para su debate en el Pleno.

El vigente artículo 270.1 del Código Penal establece que « será castigado con la pena de prisión de

seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero,

reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria,

artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier

tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de

los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios »

La exposición y venta de copias piratas son conductas realizadas por personas en situación de

pobreza (denominados « manteros » o « top manta »), en muchas ocasiones inmigrantes que carecen

incluso de la posibilidad legal de trabajar. Al tener previstas dichas conductas una pena de prisión,

estos inmigrantes son expulsados, y de no llevarse a efecto la expulsión, no es infrecuente que

terminen en la cárcel por conductas de tan ínfima lesividad y desvalor.

Desde luego que la propiedad intelectual e industrial son intereses necesitados y dignos de

protección, pero ello no debe hacerse a costa de la criminalización e ingreso en prisión de quienes,

por una insignificante cantidad de dinero, venden estas obras copiadas sobre sus mantas. El Derecho

penal no puede ni debe criminalizar y condenar a prisión a estas personas. Se trata de una reacción

desproporcionada, que lesiona buena parte de los principios del Derecho penal en un Estado social y

democrático de Derecho y que, en cuanto criminaliza la pobreza, es una reacción tremendamente

injusta.

En el marco de las reforma del Código Penal anunciada por el Gobierno resulta ineludible corregir

las disfunciones y los desatinos ocasionados por la aplicación de los vigentes artículos 270.1 y

273.1, de forma que se pueda evitar la criminalización y el ingreso en prisión de las personas que

venden CDs y DVDs en sus mantas. Existen razones constitucionales, jurídicas, económicas y

éticas sobradas para justificar la reforma de los artículos citados en los que se vulneran principios

constitucionales básicos del derecho penal, tales como el principio de subsidiariedad, principio de

lesividad y el principio de proporcionalidad.

La desproporción del Código penal en este tema se aprecia incluso con más nitidez si

comparamos la pena con que castiga tales conductas con la pena con que se castigan otros delitos.

No tiene lógica que el ofrecimiento en venta de unos DVDs tenga una pena que puede ser incluso

superior a la de un robo con violencia o intimidación (ver art. 242.3: pena de uno a dos años, sin

multa), o a la de algunos delitos de lesiones (art. 147.2). Además, las penas que se aplican son

demasiado elevadas en relación con otras conductas descritas en el mismo Título XIII « delitos

contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico ».

Tampoco es coherente que, estando ante unas defraudaciones patrimoniales, no se mantenga el

paralelismo con las demás tipicidades en la que se protegen bienes jurídicos de la misma naturaleza:

apropiación indebida, estafa, hurto, daños, defraudaciones de fluidos eléctricos y análogos.

Evidentemente, todos estos comportamientos son mucho más lesivos para los intereses

particulares y para la sociedad que la venta de una película copiada. La corrección de este exceso es

una exigencia que se deriva del principio constitucional de proporcionalidad.

Desde un punto de vista político criminal, las conductas de exposición y venta de CDs y

DVDs pirateados, entre otras obras, son llevadas a cabo por personas en situación de pobreza que

buscan en la venta ambulante -de cualquier mercancía, legal o ilegal- una mínima fuente de recursos

para atender a sus necesidades más perentorias (alimentos, vivienda, vestido…)

Criminalizar estos comportamientos significa criminalizar la pobreza. Castigar con pena de

prisión a estas personas significa profundizar en la exclusión social.

Por estos motivos el Grupo Parlamentario Esquerra Republicana-Izquierda Unida-

Iniciativa per Catalunya Verds presenta la siguiente

PROPOSICIÓN NO DE LEY

« El Congreso de los Diputados insta al Gobierno:

A abordar, en el marco de la próxima reforma del Código Penal, la modificación de los

artículos 270.1 y 273.1 con el objetivo de evitar la criminalización y el ingreso en prisión de las

personas que venden copias de CDs y DVDs, entre otras obras, sobre sus mantas. « 

Palacio del Congreso de los Diputados

Madrid, 12 de febrero de 2009

Fdo.: Gaspar Llamazares Trigo Fdo.: Joan Herrera Torres

Recull de premsa

1) EL PAÍS

El músico se apiada del ‘mantero’

Practicar el ‘top manta’ se castiga hasta con dos años de

cárcel – En plena crisis de las discográficas, un colectivo pide

la despenalización; el vendedor, dicen, paga por todos

CRISTINA CASTRO 12/02/2009

Un paisano le prestó a Seriñe el trozo de tela con cuerdas cruzadas. Otros cuantos, unos 20

DVD. Así comienza la historia de cualquier mantero, casi siempre africano, recién llegado, que

no conoce el país ni el idioma. Es el cuento de nunca acabar sobre las promesas de éxito en

Europa y la realidad de los sin papeles.

Un paisano le prestó a Seriñe el trozo de tela con cuerdas cruzadas. Otros cuantos, unos 20

DVD. Así comienza la historia de cualquier mantero, casi siempre africano, recién llegado, que

no conoce el país ni el idioma. Es el cuento de nunca acabar sobre las promesas de éxito en

Europa y la realidad de los sin papeles. Con la manta a cuestas, se abren paso los días de

incertidumbre y de carreras delante de la policía. Cuando les detienen, la condena puede

llevarles a la cárcel.

Actualmente hay en prisión 62 personas por delitos contra la propiedad intelectual. La mayoría,

manteros, según Instituciones Penitenciarias. « En la práctica son el 100% », aseguran varios

juristas. Estos vendedores ambulantes tienen condenas de seis meses a dos años de cárcel,

más multas que llegan a los 3.000 euros.

Para muchos las penas impuestas a los vendedores son desproporcionadas. Por eso, y con

vistas al debate que se abrirá en el Parlamento para la reforma del Código Penal en marzo, un

grupo de jueces, abogados, artistas y asociaciones de apoyo a los inmigrantes se han unido en

una plataforma por la despenalización de los manteros. « Reclamamos un replanteamiento de la

política criminal y penal, porque estamos criminalizando la pobreza », dice Ramón Sáez,

magistrado de la Audiencia Nacional.

El perjuicio que para la industria discográfica y audiovisual supone la piratería es indudable y

va en aumento. Según la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), la pérdida del

mercado musical en 2008 fue del 14% respecto al año anterior y la venta de discos han bajado

un 75% desde 2000. En 2008 se bajaron de la Red 345 millones de películas y casi 1.900

millones de canciones, según la Entidad de Gestión de los Derechos de los Productores

Audiovisuales (Egeda) y la SGAE. Pese al exponencial aumento de las descargas (116% desde

2006), la piratería física disminuye en favor de las descargas por particulares, que no son hoy

perseguibles por la vía penal.

Para la Asociación de Cantantes y Autores de Música (ACAM), la venta de piratería va más allá

de lo que supone el perjuicio económico. Teo Cardalda, cantante del grupo Cómplices y

presidente de la asociación, afirma que « la venta ilegal del top manta no es tanto un daño

económico como moral y social. A nadie le gusta ver cómo aquello por lo que pagaba un día, al

siguiente pasa a no valer nada porque unas personas se dedican a venderlo por la calle y en

los bares, ilegalmente ».

Si se compara con otros delitos, la sanción por vender en el top manta es mayor que la que se

impone a alguien que mata a otra persona mientras manipula un arma de fuego, alguien que

defrauda 4.000 euros a la Hacienda o alguien que robe un coche valorado en menos de 400

euros, según la plataforma.

Entre quienes están de acuerdo con el Código Penal están principalmente algunos artistas y las

asociaciones de gestión de la propiedad intelectual. La SGAE y Egeda abanderan la lucha. A

Octavio Dapena, director adjunto de Egeda, no le parece oportuno reducir las penas. Fuentes

de la SGAE prefieren « no entrar en polémica sobre las sanciones ».

Para cientos de subsaharianos, el top manta es la única opción de subsistir. « No quiero robar.

Quiero ganarme la vida honradamente y la gente se aprovecha. Estuve un mes recolectando

mandarinas y sólo me pagaron 150 euros, en otra ocasión trabajé para un hombre y no me

pagó », cuenta Seriñe, que ha dejado en Senegal a su mujer, tres hijos, sus padres y

hermanos. Todos dependen casi exclusivamente de él. « Soy el hijo mayor, mis padres ya no

pueden trabajar y les tengo que ayudar. Esto me carga, está todo el día en mi cabeza ».

Seriñe lleva unos meses viviendo con la asociación jesuita Pueblos Unidos y ha dejado la venta

ambulante. Desde entonces, dice, se siente mucho mejor. « Me mandaron al psicólogo porque

ya no podía ni dormir de los nervios, desde que lo dejé también ha cambiado mi aspecto, estoy

más feliz y tengo esperanza, porque la había perdido toda ». Muga, uno de los asesores en la

asociación Sin Papeles, que ha atendido unas 90 causas junto a un pequeño grupo de letrados,

lo corrobora: « Estar vendiendo les genera una gran tensión, algunos tienen que medicarse ».

Quienes probablemente no necesitan medicación son los particulares y las mafias que mueven

cantidades ingentes de productos piratas. No obstante, Muga asegura que estas mafias

también van a menos: « Ahora cualquiera puede montarse un pequeño laboratorio en casa y

sacar películas para unos cuantos vendedores ».

La sentencia que la Audiencia Provincial de Madrid impuso a Mor Ndiaye, un senegalés

condenado a 1.250 euros de multa y ocho meses de prisión sustituibles por 10 años de

expulsión del espacio Schengen (de libre circulación por la Unión Europea), dio lugar en

octubre pasado a una campaña en favor de su indulto, que organizaron las asociaciones

Ferrocarril Clandestino y Sin Papeles, esta última íntegramente compuesta por inmigrantes

irregulares. Desde ese momento, éstas y otras asociaciones han dado apoyo social y jurídico a

los cientos de extranjeros acusados por este delito.

Los miembros de la plataforma por la despenalización del top manta, entre los que se

encuentran artistas como Guillermo Toledo, La Mari de Chambao o María Dolores Pradera, han

recogido ya más de 7.000 firmas y han creado un documento llamado Escenarios jurídicos

para la defensa de las personas excluidas que venden CD, DVD y otros objetos sobre sus

mantas para sobrevivir y otras personas en su situación de exclusión social, que ofrece

argumentos a favor de los manteros para los abogados que traten estas causas. Con él y las

propuestas de alternativas (que abogan por reducirlo a falta o sacarlo del Código Penal y

convertirlo en falta administrativa) se han visto con varios grupos parlamentarios (PNV, IU,

ERC, CIU) que les han asegurado que presentarán una enmienda a la reforma del Código

Penal.

« Son muy buenas palabras pero ya se verá, el Partido Popular ha dicho que depende de los

socialistas por el Pacto de Justicia, y con el PSOE aún no hemos hablado, pero yo confío en que

haya voluntad política », afirma Félix Pantoja, fiscal del Tribunal Supremo y perteneciente a la

plataforma.

Las sanciones por delitos contra la propiedad intelectual se agravaron en la reforma del Código

Penal realizada en 2003. Hasta entonces se trataba de un delito privado, es decir, los

vendedores de top manta no podían ser detenidos a menos que fuesen denunciados por el

titular del derecho (un artista o sociedad de gestión). La policía sólo podía requisarles la

mercancía. Por la presión de sociedades de gestión de derechos musicales y audiovisuales

como la SGAE, Egeda o ACAM, apoyados por artistas como Ramoncín o María Jiménez, la

vulneración de la propiedad intelectual se convirtió en un delito público recogido en el artículo

270 del Código Penal. « Hemos puesto a los fiscales, pagados con los impuestos de todos, a

defender intereses privados », critica Muga.

Aparte de los vendedores que son encarcelados, muchos otros son directamente deportados o

recluidos en centros de internamiento de extranjeros (CIE), paso normalmente previo a su

expulsión. « Algunas de las veces que me pillaron me iban a meter en un CIE, pero al final no

había plazas », recuerda Seriñe con alivio. Las consecuencias para la inmigración de las

sanciones por la venta de CD y DVD son incalculables.

Alioune Diagne, senegalés, salió de prisión en enero tras un año en la cárcel de Aranjuez.

Había sido condenado en la primera causa a la que se enfrentaba y, como extranjero sin

papeles, no pudo acogerse a las opciones existentes para los españoles o residentes legales,

como la sustitución de la pena por multa o la suspensión de la pena privativa de libertad para

condenas menores de dos años (recogidas en los artículos 80, 87 y 88 del Código Penal). « Los

inmigrantes irregulares están expuestos a un mayor rigor de la Justicia por la sustitución de la

condena por expulsión y la dificultad casi absoluta de suspender la pena privativa de libertad

aun en condenas muy cortas », afirma Santiago Torres.

« Hay un desfase en el derecho penal y civil entre la protección del derecho de propiedad

intelectual y el delito. Es necesario cambiar el Derecho pero, ¿hacia dónde? », se pregunta

Paloma Llanesa, abogada especialista en nuevas tecnologías. La letrada piensa que « debería

haber una mayor capacidad para valorar la condena porque el derecho penal debe ser el último

recurso de la sociedad para defenderse ». La cuestión es cuál es el bien jurídico que quiere

protegerse y cómo, hasta dónde llega la propiedad intelectual. Para Santiago Torres, titular del

Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, « el derecho de propiedad intelectual no es

absoluto, no hay unanimidad. Por ejemplo, en Estados Unidos tiene el límite en el fare use, el

uso justo de la transmisión de la cultura a todas las capas sociales. En España cada vez se está

extendiendo más esta corriente ».

El delito existe pero el sistema no funciona. « Detener y condenar a los inmigrantes que se

dedican a la venta ambulante de CD y DVD no termina con la piratería, igual que acabar con

quienes menudean con droga no termina con el narcotráfico », apunta Llanesa. La SGAE

asegura que « nunca han alentado la persecución de los manteros » y que « la piratería física se

está convirtiendo en algo residual ». La evolución en este sentido es esclarecedora. En 2002 en

Madrid, ciudad que se sitúa a la cabeza de España en este ámbito, la cantidad de descargas

particulares igualaba a la de ventas piratas. En 2005, último año del que la SGAE ofrece datos,

la piratería física había pasado a constituir un 10% del total de vulneraciones a la propiedad

intelectual. « Es un negocio minoritario, de pobres para pobres, hoy día todo el mundo tiene

Internet », alega Sáez.

Para Rafael Sánchez, de Egeda, el delito es incuestionable: « Despenalizar a los manteros es

como hacerlo con los atracadores de bancos. Es un problema que afecta a las clases más

bajas, pero es que siempre pagamos los mismos, el cine y la música. Yo entonces le pregunto

a la plataforma por qué no defiende que los inmigrantes puedan robar ».

Los argumentos de quienes piden la despenalización giran en torno a la situación social actual.

« Hay que dar una respuesta adecuada al escaso valor social de los delitos contra la propiedad

intelectual e industrial y a la situación personal de los vendedores ambulantes », explica Ríos,

« olvidar estos aspectos y acudir para todo al sistema penal nos empequeñece como personas,

esclerotiza nuestra democracia, se colapsan inútilmente las instituciones y acabamos todos

salpicados de indignidad ». La plataforma, Ferrocarril Clandestino y la Asociación Sin Papeles de

Madrid han convocado para esta tarde a las ocho una manifestación en Lavapiés por la

despenalización del top manta.

Lo que suele sacar un mantero no va más allá de los 300 euros al mes, « para pagar la comida

y el alquiler », defiende Seriñe. Mientras trabajaba en el top manta, tuvo que vivir en la calle y

en casas abandonadas cuando no le llegaba para pagar el alquiler. « Sacamos entre 10 y 15

euros al día, y si cada dos o tres semanas la policía nos requisa todo lo que llevamos,

imagínate », comenta otro trabajador de la manta. Seriñe y sus compañeros son el último

eslabón de la cadena. « No es justo que se discrimine al escalón más bajo de la piratería,

porque esto afecta a aspectos de mera humanidad, es muy duro hacer caer el peso de la ley

sobre alguien que intenta sobrevivir y no sobre los falsificadores », indica Torres.

En Europa, la normativa sobre represión de la distribución minorista de productos amparados

por derechos de autor sin la correspondiente licencia del autor, o, lo que es lo mismo, el top

manta, es dispar. Torres indica que, según los estudios que miembros de la plataforma han

realizado, « no hay equivalencias en los códigos penales alemán, italiano, suizo y francés a

nuestro artículo 270 del Código Penal ». No obstante, « la normativa de la Unión Europea prevé

la posibilidad de que las legislaciones nacionales definan delitos e impongan sanciones penales

para proteger los derechos de autor ». Sólo en Reino Unido, afirma Torres, existe « una

persecución penal similar a la española, con condenas que van desde los seis meses de prisión

o multa, o ambas, hasta los 10 años de prisión para las figuras más graves ».

La ley debe ir colgada de la percha de la justicia. Será el Parlamento quien tendrá que decidir

cómo combatir un conflicto cambiante y con culpables muy difíciles de definir.

© Diario EL PAÍS S.L. – Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid [España] – Tel. 91 337 8200

© Prisacom S.A. – Ribera del Sena, S/N – Edificio APOT – Madrid [España] – Tel. 91 353 790

2) EL MUNDO.ES

CAMPAÑA | Por la despenalización del ‘top manta’

‘La manta no es nuestro sueño’

Pedro Simón | Giulio Piantadosi (vídeo) | Madrid

Actualizado jueves 12/02/2009 16:03 horas

Coge tu manta y ven. No pases de largo por el pavimento y escucha la nueva música. Arropa

al mantero, porque ya hay 63 de ellos en prisión y en las aceras hace un frío de justicia.

La calle ha bautizado esta mañana la campaña por la despenalización del top-manta y ha

abierto esclusas a la protesta. Lo podemos explicar de varias maneras en estas líneas, pero lo

cuentan mejor que nadie ellos.

« Hoy estamos aquí con nuestras mantas vacías. Vacías porque hoy algunos de nosotros

hemos decidido no vender. Estamos en huelga. Huelga simbólica de mantas. Porque ya no

podemos más: de persecuciones policiales, de noches en comisaría, de causas penales, de

miedo a la condena y la cárcel… La manta no es nuestro sueño ».

La mecha la han prendido la Asociación de Sin Papeles de Madrid y la Red de Apoyo del

Ferrocarril Clandestino, y la luz echa a andar con destellos de alborada. Las calles de

Madrid y Tarrasa (Barcelona) serán el escenario esta tarde de una manifestación.

Vendedores, abogados, artistas y colectivos piden que se dé fin a la cacería.

« Estoy aquí apoyando y hablo como socio de la SGAE », nos cuenta el actor Alberto San Juan.

« En ningún caso los derechos de autor pueden estar por encima del derecho a comer ».

« La mayoría de los directores y gente del espectáculo está en contra de esto », señala el

director de cine Javier Corcuera. « No es verdad que un inmigrante que venda una copia de

una película mía para poder sobrevivir me esté robando nada ».

La inquietud viene a cuento por el contenido del artículo 270 del vigente Código Penal,

donde se recoge pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 a quien

distribuya sin permiso copias piratas. Una condena paradójicamente más dura que la que

acarrea un robo con violencia, un delito de lesiones o el defraudar a Hacienda por menos de

4000 euros.

Lo dice el senegalés Ramo con una clarividencia que apabulla: « Hemos pedido apoyo a los

artistas. Muchos nos lo han dado. También tienen que ganarse la vida con sus obras. Por eso

pensamos que esta lucha no es sólo para nosotros. Es para todos. Todos tenemos derecho a

vivir con dignidad ».

Link a vídeo: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/12/espana/1234445561.html

3) EL PERIÓDICO

17/2/2009 COLECTIVOS

Los vendedores del ‘top manta’ piden castigos más

leves

En España hay 63 detenidos por delitos contra la propiedad intelectual e

industrial

CRISTINA GARDE

BARCELONA

Diversas organizaciones de inmigrantes sin papeles en Madrid, Terrassa, Barcelona, Zaragoza y

Sevilla piden la modificación de los artículos 270 y 273 del Código Penal que condenan a penas

de hasta dos años de cárcel a aquellas personas que exponen, distribuyen o venden material

falsificado. Precisamente el jueves pasado, un millar de personas se concentraron en Madrid y

Terrassa para reclamar la despenalización del top manta. La Asociación de Sin Papeles de

Madrid y la red El Ferrocarril Clandestino, junto a la Asociación de Sin Papeles y las Oficinas de

Derechos Sociales de Terrassa, han recogido ya 10.000 firmas de apoyo.

« Algunos no se creen que por trabajar en la venta ambulante puedas ir a la cárcel », explica

Mamadou Diagne, miembro de la asociación Nómadas del siglo 21, en Barcelona. En España

hay, sin embargo, 63 detenidos por delitos contra la propiedad intelectual e industrial, la

mayoría senegaleses, y cientos de causas pendientes. Las asociaciones también critican que la

alternativa a la prisión y la multa sea la expulsión, durante 10 años, de la zona Schengen (24

países de la Unión Europea).

Pau Rius, el abogado que asesora a los inmigrantes que acuden al Ateneu Candela de Terrassa,

exige –como otros abogados y juristas– que « la venta ambulante deje de ser delito y se

considere falta ». Afirma, además, que « las penas son desproporcionadas y discriminan ».

PEOR QUE ROBAR UN COCHE

De hecho, si un ladrón roba un producto que no excede de los 400 euros no deberá ir a la

cárcel. Tampoco irá a prisión alguien que robe un coche, sin intención de quedárselo, aunque

tenga un valor superior a esos 400 euros. En cambio, desde la modificación penal en el 2003,

la mera exposición pública de falsificaciones o su comercialización supone, si un juez lo

considera delito, una pena de cárcel de como mínimo seis meses y una multa obligatoria que

se deberá pagar durante un periodo que puede ir de los 12 a los 24 meses.

Los motivos para la despenalización no son solo que la subsistencia de estos subsaharianos

dependa del top manta o que sus familiares en África queden desamparados económicamente.

Lo peor, según Rius, es que « con antecedentes delictivos jamás conseguirán el permiso de

residencia », un requisito imprescindible para regularizar su situación y conseguir un contrato

laboral.

MULTAS DE 3.000 EUROS

Chiekh y Abdulai han sido denunciados por mostrar en público, distribuir y vender

falsificaciones de películas, cedés y bolsos. Pueden ir a prisión y deberán pagar multas que

superan los 3.000 euros. Los documentos del abogado corroboran que casi todas las denuncias

que se presentan a instancia de la víctima son de la Sociedad General de Autores y Editores

(SGAE) u organismos similares.

La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, sin embargo, admite que las descargas

en internet, que no están penadas, suponen un perjuicio mayor que el top manta. La SGAE,

además, señala que desde el 2006 los archivos descargados en la red han aumentado el

116%.

Aun así, ni Chiekh ni Abdulai se sienten desprotegidos. Las asociaciones de sin papeles, todas

ellas creadas a lo largo del año pasado, han decidido presionar a los diputados para que la

futura reforma del Código Penal recoja su demanda. Reciben, además, la ayuda de juristas,

oenegés y trabajadores sociales.